Conservación de vitaminas y medicinas en bebederos

Muchas veces, habréis escuchado que las vitaminas se oxidan rápidamente por la acción de la luz, oxigeno, etc…, al igual que algún medicamento, bueno pues en esta ocasión os pongo un par de métodos que utilizo yo para cuando tengo que dar vitaminas o algún antibiótico o cuando convino antibióticos+protector hepático+vitaminas (ya sea un multivitamínico o solo vitamina A o B).

Veréis que son algo simples, pero funcionales.

ImagenEn esta ocasión es un bebedero cubierto con papel de albal, fácil de conseguir y barato.

ImagenEn esta otra ocasión es una lata de coca-cola, cortaba y labada.

Aparte de estas dos maneras hay otros métodos que se os pueden ocurrir y así que por lo menos cuando mediquemos o suministremos vitaminas a nuestras aves aguanten lo más posible, aunque eso sí, siempre cambiar el agua tratada a diário.

Glosario, indentificación de partes del ala y determinados conceptos a saber

Aprendamos algo más, para poder distinguir las alas y diferentes comentarios que se hacen y que luego es imprescindible saber.

-Álula: plumas muy pequeñas del ala, generalmente tres, que se encuentran en el vértice flexor.

Imagen

-Anillo ocular: reborde carnoso, generalmente coloreado, alrededor del ojo.

Imagen

-Barba: parte filamentosa de la pluma que se encuentran a ambos lados del raquis (eje central de la pluma).

Imagen

-Bigote, bigotera: diseño de las plumas formando un dibujo que, naciendo en la base del pico, simula un “bigote”

Imagen

-Capirote (píleo): parte superior de la cabeza.

Imagen

-Carpal: pluma del ala que se encuentra entre las grandes coberteras y las plumas del álula.

Imagen

-Cera: en aves rapaces, parte carnosa de la base del pico superior; está frecuentemente coloreada en aves adultas y en periodo nupcial.

Imagen

-Coberteras alares: plumas pequeñas que cubren el ala.

Imagen

-Coberteras primarias: plumas del ala que se encuentran encima de las primarias.

Imagen

-Emarginación: hendidura en la barba externa de una pluma.

Imagen

-Escapulares: plumas de los hombros.

Imagen

-Espejuelo: diseño coloreado que algunos patos tienen en el centro del ala.

Imagen

-Grandes coberteras: plumas del ala que se encuentran encima de las secundarias.

Imagen

-Infracoberteras del ala (alares): plumas coberteras del reverso del alasde las rectrices o plumas de la cola.

Imagen

-Medianas coberteras: plumas coberteras que se encuentran en el centro del ala, entre las grandes coberteras y las pequeñas coberteras.

Imagen

-Obispillo: plumas de la rabadilla, al final del dorso y encima de la cola.

Imagen

-Pequeñas coberteras: plumas coberteras que se encuentran en la parte superior del ala, encima de las medianas coberteras.

Imagen

-Píleo (capirote): parte superior de la cabeza.

Imagen

-Primarias: plumas de vuelo más largas del ala, situadas en la parte exterior.

Imagen

-Raquis: eje central de la pluma de donde arrancan las barbas.

Imagen

-Rectrices: plumas de la cola.

Imagen

-Secundarias: plumas de vuelo del ala, situadas en la parte central.

Imagen

-Supracoberteras de la cola (caudales): plumas que cubren el nacimiento de las rectrices o plumas de la cola.

Imagen

-Terciarias: plumas de vuelo, en número de tres, que se encuentran en la parte más interna del ala.

Imagen

- Adulto: ejemplar con el plumaje maduro y definitivo y del que no es posible datar el año exacto de nacimiento con seguridad.

-Juvenil: ave con el primer plumaje, hasta que tiene su primera muda.

-Muda: cambio del plumaje mediante pérdida y reposición de las plumas; la forma en que tiene lugar la muda del plumaje varía entre unas especies y otras e incluso, en una misma especie, entre diferente clase de edad.

Imagen

-Muda detenida: muda que se interrumpe, generalmente ante la inminencia del viaje migratorio o la llegada del invierno, sin haber terminado el cambio completo del plumaje.

Imagen

-Muda completa: cambio de todas las plumas del cuerpo, cola y alas.

-Muda parcial: deja sin cambiar alguna pluma en el cuerpo, la cola o las alas.

-Muda postjuvenil: primera muda donde se pierde todo o parte del plumaje juvenil.

-Muda postnupcial: muda que tiene lugar después de la época de reproducción.

-Muda prenupcial: muda que tiene lugar a finales de invierno, antes de la época de reproducción; algunas especies adquieren el plumaje nupcial.

-Otoño: en sentido amplio, periodo del año que va desde la finalización de la muda hasta el 31 de diciembre.

-Plumaje estival (nupcial): librea que algunas especies adquieren en periodo reproductor, generalmente coloreado o llamativo.

-Plumaje invernal: librea que algunas especies adquieren en periodo no reproductor, generalmente poco llamativo.

-Plumaje nupcial (estival): plumaje que adquieren algunas especies, generalmente coloreado o llamativo, en época de reproducción.

-Plumaje de eclipse: en los patos, plumaje poco llamativo, similar al de las hembras, que adquieren los machos después de la nidificación.

eclipse

 

-Plumas de vuelo: plumas grandes del ala, divididas en primariassecundarias y terciarias.

plumas_de_vuelo

 

-Plumas retenidas: plumas que no se han cambiado después de una muda.

-Pollo: ave en el periodo que va desde su eclosión del huevo hasta adquirir su primer plumaje completo.

pollo

 

-Primavera: en sentido amplio, periodo del año que va desde el 1 de enero hasta la finalización de la muda.

-Primer año: ave de la que se sabe con seguridad que se halla en su primer año de vida; este periodo termina el 31 de diciembre.

-Primer año otoño: ave en su primer año de vida, en el periodo comprendido entre su muda postjuvenil y el 31 de diciembre.

-Segundo año: ave de la que se sabe con seguridad que se halla en su segundo año de vida: este periodo comienza el 1 de enero.

-Segundo año otoño: ave en su segundo año de vida, en el periodo comprendido entre su muda y el 31 de diciembre.

-Segundo año primavera: ave en su segundo año de vida, en el periodo comprendido entre el 1 de enero y su muda.

-Tercer año: ave de la que se sabe con seguridad que se halla en su tercer año de vida: este periodo comienza el 1 de enero.

-Tercer año otoño: ave en su tercer año de vida, en el periodo comprendido entre su muda y el 31 de diciembre.

-Tercer año primavera: ave en su tercer año de vida, en el periodo comprendido entre el 1 de enero y su muda.

 

Fuente: Javier Blasco Zumeta.

 

Silvestristas andaluces se concentrarán el próximo 21 de febrero ante la sede de IU para exigir su apoyo al Silvestrismo

Imagen

Silvestristas andaluces de todas las provincias se concentrarán el próximo 21 de febrero a partir de las 11:30 horas ante la sede regional de Izquierda Unida en Sevilla para exigir su apoyo al Silvestrismo, una modalidad totalmente sostenible desde el punto de vista medioambiental y que practican más de 15.000 andaluces.

Dicha concentración servirá para expresar públicamente el rechazo del colectivo cinegético a la postura de Izquierda Unida contra el Silvestrismo recientemente expresada por Manuel Baena, diputado andaluz de la coalición de izquierdas, al votar en la Comisión de Medio Ambiente del Parlamento Andaluz del pasado 4 de diciembre contra una proposición no de ley en apoyo a la modalidad.
El acto se realizará inmediatamente después de que representantes de la Junta Directiva de la Federación y silvestristas presenten en la Subdelegación del Gobierno y en la Consejería de Medio Ambiente las 159.311 firmas recogidas en apoyo a la modalidad y servirá para exigir a la coalición de izquierdas que se sume a estos apoyos, de la misma manera que a nivel local ya lo han hecho algunas corporaciones municipales gobernadas por IU a través de mociones plenarias en apoyo al Silvestrismo.
“Tras reunirnos en diferentes ocasiones con IU para expresar nuestra preocupación por la situación del Silvestrismo e incluso tras recibir por parte de algunos de sus diputados en el Parlamento Andaluz el compromiso de apoyar la modalidad, los cazadores y silvestristas nos vemos obligados a convocar esta concentración para que uno de los partidos que representa a muchos de nuestros federados entienda que no cesaremos en la lucha del Silvestrismo” señala José María Mancheño, presidente de la Federación, quien insta a todos los silvestristas y aficionados a que acudan a la concentración para “contribuir con su aportación en la defensa de la modalidad”.
Así, los aficionados que deseen apoyar pacíficamente esta iniciativa pueden acudir el próximo 21 de febrero a partir de las 11:30 horas a la concentración que tendrá lugar frente a la puerta de la sede regional de Izquierda Unida, ubicada en calle Donantes de Sangre s/n., Edificio Arrayán.

Fuente: F.A.C (Federación Andaluza de Caza)

Manera de quitar pesticidas agrícolas a frutas y verduras

Imagen

Bueno en esa ocasión me remito a vosotros compis, para un tema que a veces nos preocupa a la hora de poner frutas o verduras a nuestros pájaros, ya que muchas de ellas han sido tratadas con pesticidas orgánicos y no queremos que sufran ninguna intoxicación por ello; bueno pues un método eficaz para eliminar los restos de pesticidas orgánicos sería sumergir en un barreño, caldero, (lo que tengaís más a mano), esas frutas o verduras y añadir bicarbonato sódico a razón de 10-15gr por litro de agua, y las dejaremos ahí durante aproximadamente entre 2 y 3 horas, luego un remojón debajo del grito, unas pequeñas sacudidas para eliminar los restos de agua o ponemos en unos papeles absorbertes (el de cocina mismamente) y listo, ya podemos administrar a nuestros pájaros sin peligro.

El Lúgano (otra más)

Bueno en esta ocasión os pongo más info del Lúgano (Carduelis spinus) que como ya he dicho en más de una ocasión son una de mis pasiones.

ImagenMacho de Lúgano

ImagenHembra de Lúgano

Comentaros que desde bien pequeño siempre me gusto esta simpática ave, la cual crio en cautividad desde hace años.

Descripción

El lúgano europeo es un paseriforme de la familia Fringiladae y perteneciente al género Carduelis. El lúgano, a pesar de contar con una gran área de distribución, es una especie monotípica, es decir, no tiene descritas subespecies. Esto podría explicarse debido a varios factores como:

  • En una misma temporada de cría, varias nidadas, cada una en diferentes lugares.
  • Variabilidad espacial interanual en las zonas de cría de cada individuo, es decir un individuo puede criar cada año en un sitio diferente. Ausencia de filopatria.
  • Invernada muy masiva, que supone un intercambio genético constante.

El Lúgano europeo presenta un diformismo sexual muy patente; también pueden apreciarse algunas diferencias de plumajes entre machos adultos (la cantidad de negro en la cabeza varía de unos lúganos a otros y algunos carecen de la mancha negra del mentón y la garganta o la tienen muy atenuada) y entre ejemplares adultos y juveniles, como podreís ver en el gráfico que os pondré más adelante.

Lo primero que llama la atención cuando se observa un macho de Lúgano (Carduelis spinus) es el color negro de la parte superior de la cabeza (píleo) y una característica cola (escotada y con una importante deposición lipocrómica en su parte basal y externa). El dorso y las plumas escapulares tienen color verde amarillento y están ligeramente rayadas de negro. El obispillo es verdeamarillo no rayado y más llamativo, lo mismo que las franjas amarillas de las alas pardo negruzcas. Los carillos son amarillos manchados de gris verdoso, la garganta tiene una mancha negra, el pecho es amarillo no rayado y el vientre blanco, ligeramente teñido de amarillo.

La hembra es más pálida, menos amarilla y más rayada que el macho. Las partes superiores son gris verdoso rayadas de pardo negruzco, el obispillo verdoso amarillento también tiene rayas; la garganta y el pecho son blanco grisáceos, teñidos en los lados de amarillo; las alas y la cola son como en el macho, pero el color amarillo no es tan vivo como en aquél.

En el caso de los ejemplares juveniles tanto machos como hembras y de igual manera a como ocurre en un gran número de fringílidos, el plumaje es mucho más apagado, moteado y ligeramente manchado de amarillo. La característica estructura alar se mantiene de igual manera que en los adultos pero con tonalidades más tenues.

El Lúgano es un pájaro fácilmente confundible con otros fringílidos para reófitos en ornitología, siendo confundido en ocasiones con verdecillos, verderones comunes y verderones serranos. Pero hay algunas características morfológicas y comportamentales que los hacen inconfundibles. Una de estas características es su particular pico. El pico del Lúgano está perfectamente diseñado para entrar en la parte más profunda de la arcestida (fruto) del aliso y al mismo tiempo palanquear el fruto y facilitar la extracción de la semilla. Esto se consigue gracias a su larga longuitud y su ensanche en la parte basal. Gráficamente se podría decir que el pico realiza el mismo trabajo que realizaría una cuña.

A parte del particular colorido contrastado de verdes y negros, el comportamiento del Lúgano lo hace fácilmente diferenciable de otras especies. El Lúgano es muy activo, se mueve inquietamente en las ramas altas de los árboles, con frecuencia colgando de ellas de forma invertida en su afán por alcanzar las semillas de las pequeñas piñas (arcestidas) del Aliso común (Alnus glutinosa), que constituyen su alimento preferido.

Una de las características que los hacen fácilmente diferenciables, es su forma de desplazarse y el sonido que emiten cuando lo realizan.

Los Lúganos se detectan normalmente antes por el oído que por la vista, pues emiten un piar lastimero, que puede escucharse a larga distancia. En los meses de otoño e invierno, se desplazan en bandos de distinto número, pudiendo llegar a sus cuarteles de cría. Realizan desplazamiento en agrupación y bien organizados, guiándose entre ellos a través de su piar plañidero, llegando a crear importantes jolgorios. Cuando uno de los ejemplares líder del bando decide posarse en un árbol con alimento, de forma inmediata se posan todos, entrando en un absoluto silencio y ágiles movimientos para alimentarse. Si por cualquier motivo (se han asustado, han terminado el alimento…) deciden cambiar de lugar, vuelve a comenzar la algarabía de piidos aunque sea por unas centésimas de segundo, por haber decidido posarse en el árbol contiguo.

Después de su llegada a la península, y a medida que avanza el invierno, los grandes bandos comienzan a disolverse y aumentar sus zonas de campeo. En la Península Ibérica frecuenta toda la campiña y como en cualquier árbol con semillas y sobre todo en los extensos campos de rastrojo mezclado con otros fringílidos. Allí se les puede observar picoteando las florecillas amarillas del Cardillo y Diente de León.

También otros numerosos cardos y las semillas de innumerables plantas parásitas que nacen en los sembrados. Sienten también atracción por las artemisas (escobilla parda) y hierba de San Juan, las acederas, etc..

En la Península Ibérica y debido a la distribución y fenología de la especie, es muy difícil observar ejemplares juveniles, por lo que la gran mayoría de los contactos o avistamientos pueden estar referidos a ejemplares de primer año o adultos de menos de 1 año.

Se acompaña una importante documentación gráfica para explicar los diferentes plumajes entre ejemplares juveniles y adultos y entre machos y hembras.

ImagenMacho adulto

ImagenMacho de primer año

ImagenHembra adulta.

ImagenHembra primer año.

Diseño de la cabeza

ImagenMacho adulto.

ImagenHembra adulta.

ImagenMacho de primer año.

ImagenHembra de primer año.

Diseño del capirote o boina

Captura9Macho adulto.

Captura10Hembra adulta.

Captura11Macho de primer año.

Captura12Hembra de primer año.

Diseño del pecho

Captura13Izquierda macho adulto, derecha hembra adulta.

Captura14Izquierda macho de primer año, derecha hembra de primer año

Diseño del patrón alar

Captura

Captura1Hembra adulta.

Captura2Hembra de primer año.

Diseño del dorso

Captura3Izquierda macho adulto, derecha hembra adulta.

Captura4Izquierda macho primer año, derecha hembra primer año.

Distribución

Debido a sus particulares pautas de migración y de comportamiento (reproducción en lugares diferentes cada año), es difícil establecer unos límites muy precisos en su distribución. Algunas zonas de cría no se pueden considerar como tal debido a que los lúganos no las ocupan todas las temporadas. En cualquier caso, se puede decir que es una especie que presenta una distribución paleártica y discontinua, teniendo una grandísima representación reproductiva en los países más nórdicos del continente europeo.

En Rusia llega tan al norte como la región de Archangel. En Noruega, su área del Fiord de Trondheim y es más abundante en todos los bosques de coníferas de la zona montañosa interior. En Suecia es un pájaro común, sobre todo en los bosques del centro del país, y lo mismo sucede en Finlandia, donde, sin embargo, no llega tan al Norte como en la Laponia rusa, pues se ha conocido como reproductor hasta la misma Península de Kola (Bannergan, 1953). En Europa central, el Lúgano se reproduce en Dinamarca, Holanda, Bélgica (local).

En el Macizo Central francés se han hecho observaciones en época de cría, por lo que se le supone población más o menos estable allí. Pero, sin duda, la cordillera que alberga la mayor colonia reproductora del país es la cordillera de los Alpes. Esta población abarca, como es lógico, Suiza, Austria y el norte de Italia. En la Península Itálica cría con algún efectivo en los Apeninos.

En Gran Bretaña, el lúgano se extiende por toda Escocia, teniendo importantes poblaciones en Grampian Mountains. Está muy limitado en estas islas por la existencia de bosques de Pinus silvestris. Aún así, se encuentra en expansión demográfica en esta zona ya que han acrecentado las poblaciones de coníferas, con lo que cada vez se lo puede ver anindando en zonas más meridionales. En las Islas Feroe es un habitual visitante y también allí se ha probado su nidificación.

Su presencia en Asia sigue una distribución caprichosa: se encuentra abundantemente en el norte de Japón y Siberia oriental. En Siberia central tiene carácter esporádico y es excepcional su presencia en Siberia occidental. Los movimientos migratorios de las poblaciones asiáticas están mayoritariamente dirigidos hacia zonas meridionales del mismo continente.

Con respecto a la distribución en nuestro país (España), dado el comportamiento migrador y reproductivo del Lúgano europeo, hace que los datos reflejados en el mapa de distribución puedan estar subestimados o sobreestimados en función del año. Esto responde a los movimientos irruptivos y al uso oportunista que los lúganos hacen de los bosques de coníferas.

En Europa central, cada 2 a 5 años hay una fructificación abundante de los abetos rojos presentes en los extensos bosques de coníferas. La especie se aprovecha de estas condiciones, dando lugar a una elevada productividad reproductiva y un importante incremento poblacional de la especie.

En los años posteriores, la fructificación de coníferas disminuye, impidiendo dar cobertura alimenticia al total poblacional, con lo que condiciona un incremento de movimientos deambulantes en busca de alimento hacia otras zonas. Estos movimientos acaban convirtiéndose en otoño e invierno en irrupciones masivas, que los hacen llegar hasta la Península Ibérica.

Cuando estas irrupciones masivas en la Península coinciden con periodos de elevada fructificación de nuestras coníferas, y gracias a la gran cantidad que presenta esta especie de aprovechar los recursos disponibles, se produce una reproducción oportunista de la especie en España. Así cabe decir que la reproducción de esta especie en España es oportunista, circunstancial y condicionada por multitud de factores que deben de coincidir. En cualquier caso, ésta es puntual y muy restringida al norte peninsular. Su cría en el Pirineo está bien comprobada y parece allí más frecuente que en otras zonas Ibéricas. Aragües (1964) anilló dos pollos de Lúgano en su nido encontrado en julio de 1963 en la Selva de Oza (Pirineo de Huesca). El mismo ornitólogo (1969) en julio de 1967 alló tres lúganos en Castro Urdiales (Santander), dos de los cuales eran jóvenes del año.

Como os he comentado con anterioridad, la dinámica poblacional de Lúgano, marcada por un fuerte carácter irruptivo y oportunista, dificulta la estima poblacional, que es muy varialbe entre años y puede fluctuar entre 500-1100 pp. Una dificultad añadida para estimar de forma rigurosa y robusta su tendencia poblacional en España es la de realizar varias crías al año y en zonas muy diferentes y distantes, por lo que, como os he comentado al inicio los datos pueden estar sobreestimados o subestimados en función del año.

Migración

El carácter netamente migrador de esta especie, además de un mayor conocimiento sobre esta particularidad de la especie, puede dar respuesta a determinados avistamientos, ha hecho obligada a escribir sobre este respecto.

Durante el verano, y después de la reproducción, los lúganos adultos, junto con sus juveniles, emprenden viajes hacia zonas más norteñas a las que se han reproducido, por lo que se pueden observar en el norte de Escandinavia, en las llanuras noroccidentales de Rusia y en el el norte de Siberia. Luego, abandona estas tierras y, tras el viaje otoñal, es posible verlo además de en sus zonas de cría, en las tierras européas situadas más al sur y en algunas zonas del norte de África, así como en el sureste asiático y en todo Japón.

A partir de finales de septiembre, los lúganos que han criado en el norte de Europa e incluso en Países Bálticos y el centro del Continente, inician un movimiento amplio y masivo hacia el Sur y Sudoeste.

La llegada a la Península Ibérica se produce anualmente en el mes de octubre y sólo de forma ocasional, se ven algunos en septiembre. La entrada es regular por ambos extremos de los Pirineos, pero también por muchas zonas de las provincias de Navarra y Huesca. Sin embargo, algunos años, la llegada, bien en el otoño o en pleno invierno, puede ser masiva y consisderse más como invasión que como migración regular. Los lúganos que penetran por Guipúzcua y Navarra se van extendiendo hacia el Oeste por toda la campiña Cantábrica, pero no faltan tampoco en tierras del interior de la Rioja y Aragón e incluso en Baleares. Unos años, el paso es rápido y la presencia de estos pájaros no va más allá del mes de diciembre en las provincias norteñas, quedando pocos invernantes. Paulatinamente descienden hacia el Sur y Sudoeste y en Andalucía son en diciembre y enero muy abundantes. Muchos atraviesan el Estrecho de Gibraltar y alcanzan el norte de África. Allí (Balsac y Mayaud, 1962) es observado en número variable a partir de noviembre y alguna vez en octubre. Uno, anillado en Baden (Alemania) fue capturado en Port Lyautey (Marruecos nororiental) en abril y otro en Hesse, en Kenitra, en febrero. Uno más, anillado en Bélgica, había alcanzado Ceuta a finales de octubre. Bannerman (1953) considera que este pájaro tiene un status al otro lado del Estrecho similar al que posee en Andalucía en invierno y lo cita como numeroso en ocasiones cerca de Tánger. Sin embargo, hay que decir que en todo el sur de Iberia el pájaro es común y la mayoría de los que penetran por el Pirineo para invernar descienden hacia el Sur. Solamente en años de llegadas extraordinarias son abundantes en los inviernos norteños. En algunos lugares de España y Portugal se ha llegado a asegurar, creo que con poco fundamento, que las masivas llegadas de lúganos se producen cada siete años. De hecho hay que afirmar que desde hace 15 años este pájaro ha aumentado de forma considerable como invernante en nuestra Península. Esto no impide que algunos años sea verdaderamente extraordinaria su abundancia, pero la periocidad no ha sido probada. Como he comentado con anterioridad, la periodicidad con la que los lúganos visitan de forma masiva o irruptiva nuestra península responde más a los ciclos de gran productividad de semillas de los bosques de coníferas de Europa central, por lo que la creencia de una periodicidad de invernada de cada “x” años, no tiene nigún argumento científico.

El paso prenupcial (la contrapasa o el viaje de vuelta al norte de Europa para reproducirse) se comienza  a notar en los primeros días de marzo y ocasionalmente en febrero, cuando millares de lúganos se van concentrando en arboledas y plantaciones extensas de frutales de toda la costa Cantábrica. Parece esto indicar que muchos lúganos regresan a sus zonas habituales de cría en Europa por el mismo camino que han seguido en la migración postnupcial (después de la reproducción), pero naturalmente en sentido inverso. El paso por Bizkaia y Guipúzcoa, sobrevolando después los pinares de Las Landas en Francia, es ya un hecho tradicional en Euskal Herría (País Vasco). Normalmente, la mayoría atraviesa los Pirineos entre el 12 y 15 de marzo y el 30 de abril. Fechas anteriores son también frecuentes. Primero lo hacen en compañía del Pinzón Vulgar (Fringilla coelebs) y después del Jilguero. Muchos continúan pasando todavía en mayo, pero no más allá de la segunda semana de este mes.

Su mansedumbre es proverbial y acercarse a él es fácil y más todavía conseguir que los bandos acudan a la llamada de un reclamo o al movimiento de un cimbel. Muchos anilladores españoles han marcado estos pájaros, pero Cruz Valero en Badajoz ha obtenido el mayor éxito, contabilizando numerosas recuperaciones en Italia en los meses de octubre y noviembre, en Francia, en octubre, en Euskal Herria (País Vasco), en octubre, abril y junio, etc. Paralelamente, las recuperaciones de lúganos anillados en prácticamente todos los países europeos son abundantes (Noruega, Suecia, Alemania, Checoslovaquia, Suiza, Holanda, Bélgica, Francia, etc.). Uno anillado en Asturias en paso otoñal fue recuperado meses después en Cabo de Gata (Almería). En Oviedo, otro que entró por la ventana de una casa llevaba una anilla colocada en Rusia. Hata 1972, se habían  anillado en la Península Ibérica más de 5000 lúganos, habiéndose recuperado muchos lejos de nuestras fronteras. Los que se anillaron al paso primaveral en Guipúzcoa, dieron alguna captura en los países escandinavos. Uno recorrió en 20 días nada menos que 2400 km, pensando que hubiera seguido una línea recta, que con seguridad no fue seguida por el pájaro hasta llegar a Suecia.

Reproducción

Aun antes de terminar la migración y de que los pájaros lleguen a su habitual territorio, comienza a notarse el celo. Los machos se atacan entre sí y el grado de agresividad en los grupos ha aumentado y se ha hecho muy notorio. Lógicamente no todos los lúganos tienen la misma intensidad de celo y muchos no lo demuestran hasta que ya han alcanzado sus habituales lugares de reproducción. Newton (1972), ha estudiado bien las representaciones en el cortejo de los fringílidos y la postura clásica del macho de Lúgano en presencia de la hembra incluye el erizado de las plumas negras del píleo y de las amarillas del obispillo, mientras deja las alas colgando, infla el pecho, abre la cola, canta y lanza una nota crujiente con insistencia. También tiene un vuelo de celo, que si no es tan espectacular como el del Verdecillo, sí se parece mucho al de los Jilgueros (Carduelis carduelis), volando de uno a otro árbol y ocupando siempre la misma rama más alta.

A partir de los primeros días de abril, las hembras comienzan a construir el nido con ramas pequeñas y finas, sobre las musgosas o con musgo pegado, líquenes, lana, plumón y pelo. El nido es muy pequeño y suele estar situado en una rama horizontal, muy a menudo al extremo de ella, en un pino o en un abeto. Resulta muy difícil de encontrar, aunque estos pájaros a menudo crían en pequeños grupos, unos cerca de otros. La puesta oscila entre 3 y 5 huevos, rara vez 6 y posiblemente no son raras las de 2 huevos. Tienen color blanco, azul claro o gris con algunas manchitas pardas o rojizas, rayas finas y ocasionalmente con puntos oscuros. Para 100 huevos obtenidos en Gran Bretaña, Jourdain da un promedio de medidas de 16,4×12,3 mm, con un máximo de 18,5×12,4 mm, y un mínimo de 14,7×12 mm. La incubación que empieza con la puesta del penúltimo o último huevo, dura 11-12 días y solamente la hembra toma parte de ella, siendo alimentada por el macho con bastante asiduidad, lo que puede ser una ayuda para encontar los diminutos nidos de esta especie entre el ramaje.

El macho, al llegar, cae sobre el nido directamente y también sale de él hacia arriba, sin tomar precaución alguna ante la presencia de intrusos. Ambos adultos alimentan a los pollos, pero la hembra lo hace sola los 3 primeros días, a veces únicamente durante un día. Los padres regurgitan en la garganta de aquéllos la pasta formada. Mientras colectan la comida en un campo o en un bosque, acumulan en su buche semillas de gramíneas y árboles junto con insectos. Una vez llenos beben unos sorbos de agua y recogen algunas partículas de piedra, después vuelan al nido y regurgitan toda esta masa en las bocas abiertas de los pollos. La comida no está predigerida ni siquiera impregnada con secreción especial, pero sí con mucus, que puede aportar alguna proteína extra y agua a los jóvenes. Una particulariedad reproductiva de esta especie, y que merece especial mención, es la precocidad con la que los juveniles abandonan los nidos. Los pollos pueden abandonar el nido con tan solo 15 días y cuando sus plumas están entre la mitad y las dos terceras partes de su crecimiento. Durante 4-5 días siguientes, los jóvenes permanecen posados en una rama contigua al nido. Esta circunstancia de indefensión condiciona una elevada tasa de mortalidad juvenil. A los 30 días, están ya completamente emplumados y forman pequeños bandos junto con los adultos, una vez han finalizado una segunda nidada.

 

Espero que al igual que yo comprendaís mejor a esta especie que por su carácter, por su bondad y por todos los atributos que tiene, sea considerada como lo que es un gran ave y la pasión de muchos como el que os escribe.

Un estudio revela el aumento de parásitos en las aves debido al cambio climático

Imagen

EL AUMENTO DE TEMPERATURAS FAVORECE LA APARICIÓN DE PARÁSITOS QUE AFECTAN NEGATIVAMENTE AL TAMAÑO DE LA PUESTA, NÚMERO DE POLLOS Y CONDICIÓN CORPORAL DEL AVE

Investigadores europeos, entre los que se encuentran dos extremeños (según publicaba ayer http://www.digitalextremadura.com), han analizado los efectos del aumento de temperatura en las relaciones entre las poblaciones de 24 especies de aves y 89 parásitos sanguíneos concluyendo que la abundancia de parásitos afecta de manera negativa al tamaño de la puesta, la cantidad de pollos nacidos y la condición corporal del ave.

El estudio ha recopilado grandes bases de datos para comparar los registros de abundancia y prevalencia de 89 poblaciones de parásitos, obtenidos en 2010, con los mismos parámetros y metodología utilizados en otro estudio anterior llevado a cabo hace diez años.

El propósito de este trabajo, publicado en acceso abierto en PLOS ONE, es evaluar la influencia del cambio climático, en concreto el aumento de la temperatura, en la interacción entre el parásito y el ave. Así, las emisiones de gases de efecto invernadero causantes del calentamiento global crecieron un 70% por lo que este estudio considera necesario prever y, en su caso, tratar de mitigar las consecuencias del cambio climático, por las efectos que provoca en el medio ambiente, como sucede en este caso en las aves.

En este sentido, las conclusiones apuntan a que el ascenso de la temperatura conlleva un incremento general de parásitos, además de que el cambio climático puede afectar a la reproducción y condición corporal de las aves debido a los cambios fenológicos, es decir, a cómo el clima y el tiempo atmosférico afectan a los fenómenos biológicos de los animales.  En un periodo de 10 años, los investigadores han podido observar un porcentaje más alto de aparición de los parásitos sanguíneos, clasificados en protozoos, parásitos de las plumas, dípteros, pulgas y ácaros.

Tanto el aumento de parásitos y sus repercusiones negativas para las aves como los cambios en su fenología reproductiva debido al ascenso de las temperaturas son cuestiones que no pasan desapercibidas para el mundo de la caza por cuanto marcan, en el primer caso, las condiciones sanitarias a las que se enfrentan las aves y que pueden determinar sus futuras poblaciones y, en el segundo caso, los cambios en los períodos reproductivos que habría que tener en cuenta a la hora de establecer los períodos hábiles de caza.

Pese a que este trabajo no incluye el estudio directo de especies cazables, la Federación Andaluza de Caza considera que las conclusiones extraídas, unidas al problema poblacional de muchas especies debido a la proliferación de ciertos usos agrarios abusivos con el medio natural, constituye una grave preocupación ya que constituye un nuevo peligro para determinadas especies de aves, entre ellas la Perdiz Roja que ya de por sí se encuentra en un momento poblacional bastante crítico.

 

Fuente: FOA.

Como hacer un germinador casero y forma para germinar

Bueno hoy os pondré como hacer un germinador casero, barato y además muy efectivo.

Nos hace falta:

- Un recipiente de entre 1-3 litros de plástico (en los chinos los tienen y salen muy bien de precio.
- Un trozo de mosquitera
- Una garrafa de 5 o 6 litros de agua vacía
- 1-2 bridas

Lo primero sería cortar la garrafa de agua aproximadamente por la mitad
Luego cogeríamos el trozo de mosquitera y lo ponemos encima de la parte de la boquilla de la garrafa que acabamos de cortar.
A continuación cogeremos la o las bridas y sujetaremos bien al cuello de la garrafa y ya estaría todo.

Fotos:

El recipiente

Imagen

La garrafa ya cortada y puesta la tela mosquitera

Imagen

Detalle de la boquilla de la media garrafa

Imagen

Así quedaría en el momento que ya las semillas no las tenemos en agua

Imagen

Luego yo al recipiente le coloco un poco de papel albal para no permitir a la luz pasar a través del recipiente (quiero comprarme uno nuevo pero opaco no translucido como el que tengo.

A la media garrafa también se le puede poner papel albal cuando estén las semillas.

Ahora comentaré una de las maneras para germinar semillas

En el recipiente de 1-3 litros de agua pondremos la cantidad de semillas a germinar que necesitemos y llenaremos de agua sin zozobrar y removemos.

Luego vaciamos el contenido en la garrafa cortada con mosquitera y lo pasamos debajo del agua, a continuación pasamos otra vez las semillas al recipiente y volvemos a llenar de agua y las dejamos ahí las semillas 1 hora, si tenemos sales cuaternarias de amonio pues las pondríamos en el agua y removeríamos ( la proporción seria de 1,5ml por litro de agua), bien pues al cabo de la hora, se vierten las semillas en el colador garrafa que hemos hecho y se pasan por debajo del grifo con contundencia para que desaparezca todo lo guarro, jaja; y pasamos un par de aguas al recipiente, a continuación pasamos las semillas al recipiente y lo volvemos a llenar de agua (siempre calculando la cantidad de agua que echamos en el recipiente) y ahora añadimos amukina (se vende en grandes superficies y se utiliza para limpiar ensaladas) en esta ocasión la medida de amukina será de 5ml por litro de agua y las dejaremos ahí durante 5 horas, trascurrido ese tiempo, se vacía el recipiente (como antes) y se pasan por el grifo sin miedo para quitarle el resto que pudiera haber quedado de la amukina; luego dejaremos el colador artesanal encima del recipiente y cada 3 o 4 horas le daremos un remojón debajo del grifo. Y desde que iniciamos el proceso hasta que empiezán a germinar unas 24 horas o menos, eso sí, la temperatura no debe ser inferior a 20ª, idónea entre 22-24 porque si es inferior a 20º la germinación se retrasará.

Observaciones: Las semillas geminadas, como hemos podido hacer bastante cantidad, pues parte las cogemos a ojo para uno o dos días y las otras las podemos poner en un tupper o bolsa y a congelar para utilizarlas cuando necesitemos, ya que en el frigorífico aguantan 1 o dos días, luego ya “mal rollo”. Una cosa cuando ya las pongo en el “colador casero garrafa” encima le pongo un trapo, una revista, etc..

Pd: Aparte cuando se haya terminado todo el proceso al ser plástico podemos labarlo trankilamente o limpar ambos accesorios con lejía y jabón o como vosotros veáis y luego como nuevo, se guarda en una bolsa y ala!! hasta el próximo uso. En este mio, os garantizo que se pueden hacer perfectamente 2kg o más de germinado, luego ya según necesidades pues podeís utilizar algo más pequeño.