La correcta gestión de la puesta en la cría.

Imagen

No son muchos los estudios veterinarios dirigidos al campo de la Ornicultura y la mayoría de los conocimientos que se tienen en este sector son fruto de investigaciones y experiencias relacionadas con especies de rentabilidad económica, como pollos, pavos, gallinas, etc., las cuales han servido de modelo para trasladarlas, por ejemplo, a los canarios, respetando las debidas proporciones y diferencias.

La referencia a la literatura relativa a los problemas biológicos ya conocidos sobre estos animales, se convierte en un paso obligado para quien quiera profundizar en cualquier tema relacionado con nuestros pájaros predilectos. La aplicación práctica de tales conocimientos a lo largo de unos años, me ha permitido madurar una experiencia muy positiva, en términos estadísticos de fecundidad y clarificación, sobre la cría y manejo de canarios de color y de especies fringílidas. De hecho, no son pocos los aspectos comunes entre muchísimas especies de aves criadas en cautividad.

La tan consabida infecundidad y/o la escasez insistente del número de huevos en las puestas, nos podría hacer pensar que los reproductores se hallan afectados por una o varias patologías. El posible resultado negativo arrojado por los análisis de laboratorio desorientan y echan por tierra las aspiraciones del criador, lo que le lleva al uso generalizado de antibióticos de amplio espectro, sin que por ello se consiga mejoría alguna.

Muy a menudo, los motivos causantes de estos fracasos, no se deben a la presencia en el criadero de agentes patógenos, sino más bien son imputables a condiciones ambientales y/o a comportamientos equivocados del propio criador y que, una vez modificados, se reestablecen los equilibrios naturales, que permiten el normal funcionamiento del período de cría.

Las consideraciones y los datos que se describo a continuación son fruto del estudio e investigación realizados en mi aviario y no contemplan ni hipótesis sobre patologías especiales ni circunstanciales de índole subjetivo, sino que están aplicadas a ejemplares reproductores y referidos a aspectos concretos, como inmadurez sexual, obesidad, vejez, lesiones articulares, etc.

1. La Reproducción

Una correcta gestión sobre los huevos debe comenzar en el momento en el que, en el interior del organismo materno (ovario izquierdo), comienzan a generarse las condiciones que han de dar origen al desarrollo del futuro pájaro.

La yema del huevo constituye el nutriente fundamental que acompañará, en la fase del crecimiento, al nuevo zigoto, hasta la eclosión. Además, durante la última fase del desarrollo, una pequeña cantidad de la membrana vitenina es incorporada al interior del abdomen del pollito, la cual servirá para suministrarle el alimento necesario, afrontando la primera hora posterior al nacimiento.

Dado que el alimento del pollo es producido por el hígado de la madre y que el mismo es transportado por la sangre hasta la overa, se aconseja suministrar a las hembras reproductoras, durante el período de preparación para la incubación, una alimentación sana, equilibrada y, sobre todo, rica en vitaminas.

De las investigaciones veterinarias llevadas a cabo en los criaderos intensivos de especies avícolas rentables ha resultado evidente que:

  • Las deficiencias alimenticias son causa de mortalidad durante la fase central de la incubación,(para el canario, está tiene lugar en torno al séptimo día de la misma), debido, sobre todo, a productos cadducados, mal conservados, no equilibrados, etc..
  • Las microcarencias vitamínicas ocasionan falta de vitalidad e incapacidad de los embriones para salir del huevo. La falta de vitamina A, necesaria para el crecimiento, es un buen ejemplo.

Para hacer frente a tales inconvenientes, yo suministro los siguientes productos:

  • 7 días antes de la posible fecha del acoplamiento y hasta el día de la puesta del primer huevo, les pongo en el agua de bebida un complejo multivitaminico +aminoácidos)
  • Una mezcla de semillas, previamente sometida a la prueba de germinación (las semillas que germinan en un porcentaje mínimo del 90% garantizan un buen aporte alimentario)
  • La pasta del tipo que será utilizada durante toda la cría, integrada con fermentos secos.

Hay que precisar que el posible abuso de vitaminas no ocasiona daños en el organismo de los reproductores, pues la mayoría de ellas son hidrosolubles y no se acumulan en el cuerpo, por lo que son eliminadas a través de la orina. Por el contrario, las vitaminas liposolubles (A,D,E y K) son solubres en las grasas y fijadas en el organismo en pequeñas cantidades, por lo que, consumidas en cantidades excesivas, pueden causar intoxicaciones por hipervitaminosis. No obstante, las cantidades de vitaminas liposolubles que contienen los productos empleados en ornitología son tan pequeñas, que difícilmente pueden darse intoxicaciones. Pero, con el fin de no arriesgarse, prolongaremos el período de suministro durante más tiempo, reduciendo a la mitad la dosis indicada por el fabricante.

La formación de la cáscara del huevo también tiene su importancia. Cáscaras muy delgadas ocasionan un fácil resquebrajamiento y no ofrecen el correcto aislamiento del ambiente exterior. Por lo tanto, es necesario suministrar también grit, el cual contiene el carbonato cálcico y las sales minerales necesarios para la formación de la cáscara, como hierro, magnesio, etc..

Con el fin de que se comprenda mejor la importancia que tiene prestar la atención necesaria a la gestión y al manejo de los huevos, considero de utilidad hacer una breve descripción de lo que ocurre en el interior del organismo femenino de una canaria (jilguera, etc..), tras la fecundación.

Los espermatozoides suben al oviducto y, en el tracto más alto del mismo, se encuentran con el huevo, encerrado en la membrana viterina. Aquí, uno solo de los espermatozoides, tras perder el flagelo (“cola”), se funde con la célula-huevo, dando origen al zigoto, el cual comienza su propia multiplicación embrional.

El huevo, que en este momento es tan solo la yema, continúa su descanso por oviducto, recubriéndose de la albúmina, o clara, hasta llegar al útero, donde permanece alrededor de 15-20 horas. Durante esta pausa, el huevo se recubre, primero, con la membrana vtierina y, después con los materiales que conforman la cáscara.Finalmente, ésta se “colorea” de pigmentos y es “forrada” con una membrana glutinosa, llamada cutícula, la cual tiene la misión de preservar al huevo de las bacterias. Se trata de una película bacteriostática invisible, que constituye la defensa natural del huevo contra cualquier contaminación.

Cuando el huevo es expulsado de la cloaca, su cáscara está aún blanda y acabará endureciéndose al contacto con el aire.

Dentro de él, permanece un embrión en estado latente que, para poderse “desarrollar”, necesita ser calentado de forma constante. El nido en el que ha sido puesto será el ambiente que le dará cobijo durante aproximadamente 13 días.

Por consiguiente, es importante que los materiales puestos para la construcción del nido estén bien limpios, con el fin de no permitir el mínimo ataque de bacterias, a partir de ahora. Se aconseja vivamente rechazar las fibras utilizadas en la construcción de otros nidos y no recuperar las caídas en el fondo de la jaula, a menos que se adopten medidas para su esterilización con agua hirviendo, y el uso de un desinfectante de sales cuaternarias de amonio.

Fase 2: “La cosecha”

Los criadores de canarios y silvestres suelen sustituir diariamente los huevos por otros falsos, con el fin de que todos eclosionen el mismo día. Esta operación resulta necesaria, pues las canarias en cautividad han perdido el instinto de comenzar la incubación tras poner el último huevo y, en vez de ello, empiezan ya a calentar al poner el primero.

La consecuencia negativa de tal comportamiento es el nacimiento escalonado de los pollos (en días distintos), lo que supone un desarrollo corporal también distinto entre el primero y últimos pollos nacidos, especialmente si la puesta es numerosa (de 4 a 6 huevos), con la más que probable muerte de los pollitos más pequeños, al ser incapaces de alcanzar el alimento. A medida que los huevos van siendo puestos, es necesario retirarlos y conservarlos, en espera de que la canaria haya terminado de poner. Como suele poner a primera hora de la mañana, es aconsejable no tener prisa para cambiar el huevo: esta ha de tenerse por constumbre. Tanto para retirarlo del nido, como para guardarlo, no debemos olvidar nunca que en su interior se hallan contenidas células vivas, que pueden sufrir graves daños como consecuencia de nuestra incorrecta manipulación. Para afrontar correctamente esta fase, hay que adoptar las siguientes precauciones:

  • manipular los huevos con las manos bien lavadas y secas: las manos mojadas y/o sucias dejan, inevitablemente, residuos peligrosos de humedad y/o suciedad, aunque apenas se toquen;
  • lavarse las manos, utilizando jabones líquidos que contengan agentes desinfectantes (los venden en cualquier farmacia): las pastillas de toda la vida de jabón no ofrecen suficiente garantía de higiene;
  • secarse las manos con papel absorbente, tipo papel de cocina: las toallas de lienzo o esponjas, especialmente si están húmedas, pueden ser el refugio de infinidad de bacterias, virus y hongos, que se adhieren al huevo al ser manipulado;
  • no lavar nunca los huevos con agua u otros líquidos, lo que ocasionaría el desprendimiento de la retícula que lo protege de las contaminaciones;
  • deshechar rápidamente los huevos que presenten roturas de la cáscara, aunque éstan sean muy leves: los huevos rotos, además de tener poquísima posibilidad de llegar a buen fin, son posible fuente de contaminación para los otros que estén en contacto con ellos;
  • desprender las heces que ocasionalmente se hayan adherido al huevo, con mucho cuidado y con una toalla de papel, seca y suave: no usar nunca el agua u otros líquidos desinfectantes.
  • para realizar las operaciones que os he comentado, se podrán utilizar guantes de látex. Pero con ellos se corre el riesgo de que los huevos se nos escapen de la mano, o bien de romperlos, pues se reduce la sensación táctil y el control de la presión sobre ellos.

Fase 3: La consevación

Los huevos deben conservarse en un lugar fresco y relativamente húmedo. La temperatura debe oscilar entre los 12º C y los 20º C, mientras que la humedad relativa debe permanecer en torno al 65-70%.

Para tener bajo control estos valores, es indispensable hacer uso de los instrumentos necesarios, cuyo costo no resulta excesivamente excesivo, considerando los resultados obtenidos en términos de “producción”. Por medio de estos indicadores, pueden corregirse los valores demasiado alejados de los que he comentado anteriormente, mediante la utilización de sistemas de humidificación, deshumidificación, calentamiento, etc., según las características climáticas del lugar en que tengamos ubicado el aviario.

Los instrumentos que registran la temperatura y/o humedad deben colocarse en un punto del aviario en el que no resulte falseada la información de los datos reales, evitando las corrientes de aire, los rayos del sol, las fuentes de calor, etc. Con temperaturas de conservación demasiado altas, los embriones, en el interior de los huevos, pueden desarrollarse de forma anormal o con malformaciones, en tanto que a temperaturas demasiado bajas, entran en letargo profundo y muchos de ellos mueren. Una humedad excesiva puede causar la formación de una condensación peligrosa, dando lugar a que se forme, a su vez, una superficie de continuidad entre el exterior y el interior del huevo, facilitando la contaminación bacteriana.

Si, por el contrario, el índice de humedad es demasiado bajo, el huevo se deshidrata excesivamente y la membrana testácea se deseca demasiado, con el consiguiente aumento de la mortalidad embrional. Los huevos deben conservarse en posición horizontal o bien con el polo más agudo hacia abajo. El tiempo de conservación de los huevos apartados no deberá soprepasar los 6-7 días. Este período es el que mantiene mejores casos de fecundidad. Un período más largo de conservación hace que se reduzcan notablemente las posibilidades de nacimiento, a causa de la excesiva evaporación de los contenidos del huevo (anhídrido carbónico y agua), por los cambios químicos que se comunican a través de la cáscara.

Del mismo modo, cada día que aumenta la conservación, aumenta también, alrededor de una hora más, el tiempo de incubación y, consecuentemente, el retraso del nacimiento de los pollos, entre el 0,5 y el 1%. Para introducir estas modificaciones, hay que participar en las distintas fases de la cría, como distribuir los pichones entre distintas nidadas, en función del número de huevos eclosionados, o bien debido a la muerte de cualquier hembra reproductora, o en las operaciones de anillamiento, destete al mismo tiempo, etc. Si la intención del criador es prolongar el período de la conservación un poco más, con el fin de poner  a incubar en el mismo día y en una misma nidada los huevos de otras parejas, para que así nazcan todos juntos, será necesario actuar de la siguiente manera:

  • conservar los huevos a temperaturas comprendidas entre los 12º y 16º C
  • colocarlos con el polo agudo hacia arriba
  • girarlos diáriamente, poniéndolos en posición contraria a la del día anterior.

Si por motivos climáticos (temperatura demasiado elevada) se estima conveniente conservar los huevos en el frigorífico, se aconseja tomar las siguientes medidas:

  • poner el recipiente con los huevos en el compartimento menos frío, colocando en el fondo del mismo un paño húmedo.

Este detalle servirá para suministrar la humedad necesaria en un ambiente seco, como es el frigorífico

  • antes de poner los huevos a incubar, mantenerlos durante unas cuatro horas a la temperatura ambiente: el cambio brusco de la temperatura del frigorífico con relación al calor recibido en un nido por el abdomen de la madre, podría originar una condensación  de la cáscara del huevo, en todo caso nada favorable para el embrión.

Algunos criadores, en lugar de esto, suelen colocar los huevos en varios recipientes llenos de semillas, casi siempre de forma esférica, como nabina o mijo, con el fin de evitar roturas de la cáscara en su rotación dentro del contenedor. Este procedimiento es, cuanto menos, peligroso, pues las semillas podrían estar contaminadas (los hongos son una de las más peligrosas micotoxinas que se producen) y, como consecuencia, podrían contaminar, a su vez, a los huevos. Las micotoxinas pueden ser letales en cualquiera de las fases de la vida del embrión, pero el momento más delicado se da cuando el pollo rompe la cámara de aire del huevo para respirar, inhalando el hongo allí instalado, con consecuencias a menudo fatales: la frecuencia de mortalidad estará en relación con el tipo y la cantidad de micotoxina producida por el hongo.

Otros criadores utilizan, a tal efecto, algodón hidrófilo, previamente modelado en el interior de recipientes numerados.

Pero no siempre el algodón impide a los huevos rodar y chocar entre sí.

Personalmente pongo los huevos sobre arroz, del que se vende en saquitos, el cual parece ofrecer mayor garantía de higiene.

No teniendo noticia de otro mejor modo de conservación de los huevos, mis consideraciones podrían ser el punto de apoyo para que alguna empresa del sector ornitológico pudiera crear los contenedores convenientes, del tipo de los que se usan para el transporte de gallina, con el formato idóneo para los de canario y otras especies similares.

Pues continuo esta vez por la fase 4

Fase 4: La colocación en el nido

Consiste en la reposición en el nido de los huevos de la puesta recolectados diariamente. Hago resaltar que el nido debe estar bien limpio y debe eliminarse de él toda posible presencia de suciedad. Si es necesario, sustituir el material manchado, por otro limpio. Esto es necesario, como ya he dicho, para reducir al mínimo la presencia de microorganismos que pueden contaminar a los huevos.

A fin de dar suficiente profundidad, anchura y redondez al nido, de forma que pueda alojar bien a los huevos, se puede utilizar una pelota de tenis, con la que presionaremos en el interior del mismo hasta modelar las hilachas en la forma deseada. Un nido poco profundo y estrecho, que contenga más de cuatro huevos, se presta con más facilidad a provocar roturas de la cáscara, debido al contacto o al simple roce ocasionado por los movimientos de la hembra al voltearlos o al alejarse momentáneamente del nido para comer, beber o defecar. Los movimientos bruscos y repentinos, debidos a traqueteos imprevistos o a los movimientos nerviosos de un macho aún encelado, también pueden ser la cuasa de la caída de los huevos.

Fase 5: Los controles.

Tras colocar los huevos en el nido, es necesario llevar un control diario, a fin de poder apreciar cualquier accidente que haya podido ocasionar la rotura de un huevo, ver si todos quedan totalmente cubiertos con el material utilizado en la construcción, o bien comprobar que no haya formado ninguna capa de suciedad que pueda impedir a la madre la rotación y movimientos de uno o más huevos.

Durante las primeras fases de la incubación, la imposibilidad de rotación de los huevos puede ocasionar la muerte de los embriones o la malformación de los pollitos, a cuasa de una posible adhesión del embrión con la membrana de la cáscara.

Los huevos rotos o dañados deben retirarse inmediatamente del nido, tanto por motivos de higiene como por el riesgo de poder contaminar a los restantes, en tanto que estén enterrados y tapados con el pelote o en posición fija, deben colocarse de forma que puedan ser bien incubados y volteados.

Con frecuencia, las causas de estos inconvenientes son las siguientes:

  • Presencia de un número de huevos superior a 4
  • El macho molesta a la hembra, retirando el pelote utilizado en la construcción del nido, o la ataca para tratar de pisarla, en cuyo caso hay que separarlo hasta el destete de los pollos
  • Uno, o ambos componentes de la pareja, agujerean los huevos (algo inusual en el canario). Tal inconveniente puede ocurrir de forma casual, pudiendo depender del excesivo crecimiento del pico y de uñas de cualquiera de los reproductores. Conviene, entonces, cortar el exceso de estar partes córneas.

Fase 6: La observación al trasluz

La operación de observar los huevos al trasluz nos permite comprobar el desarrollo embrional en el interior del huevo, utilizando un haz de luz que atraviese el huevo estando en penumbra, dejando al observador ver su contenido.

Es muy importante que no realicemos esta operación demasiado pronto (antes de 4 días desde el inicio de la incubación), ya que, además de ser más difícil de verificar si los huevos están fecundos, se haría en una de las fases más críticas del desarrollo del embrión y provocaría un aumento de la mortalidad, a causa de la manipulación de los mismos. Para evitar accidentes que puedan causar roturas tenemos dos soluciones:

  1. Las lamparas “mira-huevos”, con forma de pluma, especialmente diseñadas al efecto, difíciles de encontrar en los comercios especializados de nuestro país, pero que permiten realizar la observación directamente en el nido, sin tener que sacar los huevos del mismo
  2. Las tenacillas “atrapa-huevos” hechas con material plástico flexible, que nos facilitan la operación de sacar y sostener los frágiles huevos, sin necesidad de utilizar las manos.

Es muy útil observar los huevos al trasluz, pues nos permite conocer, de forma anticipada, cuales son los infecundos y así poder separarlos de los fecundos ya que, además de ser un potencial foco de contagio, repercuten negativamente en el microclima del nido. Por un principio físico bien conocido, los huevos infecundos, al estar privados de vida, absorben mucho más calor que los que poseen vivo el embrión, de donde se deduce que los huevos fecundos pueden gozar de una mejor distribución de calor que, si no es excesivo, favorece que la eclosión tenga lugar en el tiempo justo y que los pollitos nazcan sanos y fuertes.

En la fase del trasluz, las pruebas de observación, esencialmente, son tres:

  • Huevo con embrión vivo, perfecto, fácilmente identificable por la presencia de un cuerpo central, de color rojo, con una red de vasos sanguíneos que se ramifican desde él, asimismo de color rojo
  • Huevo en el que se aprecia un “anillo sanguíneo” (muestra de un pequeño círculo de color sangre), que interesa a una parte, o a toda la yema, en cuyo caso, el huevo debe considerarse como fecundo, aunque el desarrollo del embrión aún esté en la primera fase de la vida. El motivo de esta falta de desarrollo puede atribuirse a un estado de letargo prolongado (poco más de siete días), o bien a la temperaturas demasiado bajas, o demasiado altas, durante la incubación.
  • Huevos claros, que no presentan ningún signo de vida. No debe entenderse que éstos sean “infecundos”, ya que si la detención definitiva del desarrollo embrional tuyo lugar en los primeros días, es muy difícil apreciar esto a simple vista.

Si, al romperse los huevos infecundos, se aprecia un color “anómalo” del contenido, o éste tiene un olor anormal, tal circunstancia se debe a una contaminación bacteriana. Es raro que un huevo no contenga yema, en cuyo caso, no podríamos hablar de “infecundidad” pues, naturalmente, la fecundación no podía ocurrir.

Fase 7: La eclosión

Durante la presente fase, la humedad debe mantenerse en torno al 60-65%. Cuando ésta sea demasiado baja, se aconseja humedecer el fondo exterior del nido. Algunos criadores proceden a humedecer los huevos directamente dentro del nido con agua nebulizada. Esta operación no es correcta, ya que faborece la formación de una condensación peligrosa, en la cual proliferan las bacterias y los hongos, los cuales atacarían al pollito nada más nacer.

La rotura de la cáscara por el mismo pollito, constituye un gran esfuerzo, que sólo los sanos y fuertes consiguen superar. Nunca es conveniente tratar de ayudar manualmente a un pollito a salir del cascarón, especialmente por dos razones:

  1. Si el recién nacido no está sano, de cualquier manera encontrará una muerte segura.
  2. Si está sano, podría sufrir algún daño, ocasionando por nuestra propia intervención, o bien nos arriesgamos a desprenderle, prematuramente, de la yema, todavía no completamente absorbida a través del ombligo, la base del cual, no podría cicatrizar de forma natural, dejando así una posible puerta abierta para el acceso de organismo de virus, hongos y bacterias.

Otra cosa que no hay que hacer es cebar a los polluelos recién nacidos con un palillo. La tentación es fuerte para un criador que ve a los pollitos reclamar alimento, pero hay que tener presente  que éstos aún tienen la reserva energética que contiene la yema del huevo, la cual es capaz de mantenerlos con vida, al menos las 12 horas siguientes al nacimiento. En esta situación de riesgo, suministrar alimento a los recién nacidos, puede ser letal, ya que en estos momentos el saco viterino corre el peligro de no estar aún completamente absorbido, lo que puede causar la aparición de una peritonitis.

Llegados a este punto, tan solo nos queda determinar la causa probable  de la falta de eclosión. Para ello, es necesario romper el huevo por el extremo más ancho (donde se localiza la cámara de aire y se posiciona la cabeza del embrión) y mirar en su interior.

Con frecuencia, nos encontramos con que el embrión no ha alcanzado a agujerear la cámara de aire, la cual aparece seca y pegada sobre el cuerpecillo, del cual se distinguen los contornos del pico y de los ojos.

Otras veces, por el contrario, no es posible distinguir estos contornos, pues el embrión queda oculto por el líquido del huevo.

Salvo que las causas no sean debidas a patologías específicas, éstas son las consecuencias principales debidas a erróneos controles de la tasa de humedad en el aviario, bien por un ambiente demasiado seco o demasiado húmedo. Otra posibilidad a contemplar ante la escasez de nacimientos es la mala postura del embrión, el cual podría tener la cabeza encajada debajo del ala derecha, quedando por ello incapacitado para realizar los movimientos precisos para la perforación de la cáscara.

Ahora vosotros podríais sacar la conclusión de que, en igualdad de condiciones ambientales, sean éstas favorables o desfavorables, deberían obtenerse respectivamente parecidos resultados, positivos o negativos, en el nacimiento de los pollos. A este respecto, hay que tener presente que no todos los huevos sufren de igual forma la influencia ambiental, por lo que puede depender de uno o más factores, según los siguientes casos:

  • El tamaño del huevo. (Los más pequeños, lógicamente, tendrán menor cantidad de sustancia líquida).
  • La disposición de los huevos dentro del nido. (Cuando hay muchos huevos, los que están más al exterior reciben menos calor)
  • El espesor y porosidad de la cáscara de los huevos. (Según su conformación, puede favorecerse, más o menos, la renovación del oxígeno)
  • Las características morfológicas o del instinto de la hembra reproductora. (Hay hembras capaces de calentar muy bien los huevos, otras que los incuban menos asiduamente, etc.)
  • La posición de la jaula. (La que se poenen más altas, reciben mucho más calor que las que se ponen más bajas, por el contrario, éstas poseen un porcentaje mayor de humedad, especialemnte cuado se friega el suelo)
  • Las condiciones del aviario. (Por ejemplo, cercanía de unas jaulas con otras, la conducción del agua caliente que pasa por los locales de cría, etc)
  • Las características genéticas de los embriones. (Hay embriones genéticamente más fuertes que otros, que podrían sufrir, con mayor o menor virulencia, el ataque de formas infecciosas, o ser menos resistentes a condiciones ambientales adversas).

El porcentaje máximo de nacimientos conseguido en los criaderos avícolas mediante incubadoras industriales es del 88%. Los criadores de canarios o fringílidos no tenemos a nuestra disposición, sin embargo, los instrumentos que adoptan los criaderos industriales (lámparas germicidas, desinfección de los huevos mediante fumigaciones de formalheídos o nebulizantes con sustancias a base de cloro), por lo tanto, cuanto más próximos al 88%de nacimientos estemos, tanta satisfacción debemos sentir.

Este porcentaje corresponde al número de pollos nacidos, multiplicado por cien y dividido por el número de huevos puestos a incubar.

OTRAS CAUSAS DE FALTA DE FECUNDIDAD Y ECLOSION

Consanguinidad

Entre otras causas de infecundidad por falta de eclosión de los huevos, conviene anotar la excesiva consanguinidad, lo que reduce la viabilidad genética de los troncos muy seleccionados, exponiendo a un número cada vez mayor de ejemplares a enfermedades, muchas veces letales. La selección excesiva, practicada con el fin de alcanzar el máximo nivel de calidad perseguido en el estándar de la raza, ha comprometido el vigor de estos ejemplares en muchos criaderos.

Tras los estudios veterinarios consultados, se observa que la selección de ciertos caracteres trae, commo consecuencia, una predisposición a contraer enfermedades específicas. Pruebas de ellos son las “gallinas hueveras”, seleccionadas exclusivamente para producir más huevos, las cuales se hallan más propensas a contraer una forma viral llamada “enfermedad de Marek”, o los pollos destinados al sacrificio y selección, por lo tanto, a la calidad de la carne.

Uso correcto de los medicamentos

Son muchos los criadores que, antes de comenzar la temporada de cría, someten a los ejemplares destinados a la reproducción, a una “terapia de choque” o “blanqueo” de preparación, consiste en el suministro, durante muy poco tiempo, de antibióticos de amplio espectro. Esta práctica tiene como fin conjurar la aparición de enfermedades. A tal propósito hay que tener que tan sólo las vacunaciones tienen la capacidad de preservar de las enfermedades durante largos períodos de tiempo, o para siempre, mientras que los demás medicamentos poseen sólo un efecto temporal. De aquí, que las enfermedades tratadas con estos “choques”, podrán también manifestarse a corto plazo, tras la medicación.

Muchas medicinas tienen, en resumidas cuentas, la consecuencia negativa de permanecer en los tejidos del organismo durante largos períodos de tiempo (de hecho, para animales criados con fines de alimentación humana está prohíbido suministrar ciertos medicamentos en los períodos próximos al sacrificio), en especial van a dañar el hígado que, como ya he comentado en la Fase 1, es el órgano encargado de producir la nutrición del futuro canario: la yema.

Ahora bien, si en la yema se llegara a acumular un contenido de sustancias medicinales demasiado alto, posiblemente podría ocasionar la muerte del zigoto o del embrión. por intoxicacion.

Normalmente los tratamientos de choque no suelen producir estos casos, ya que se dan un mes antes de la cría y por mi experiencia resultan más beneficiosos que dañinos, eso sí, siempre los antibióticos acompañados con protector hepático y también vitaminas del grupo B que también son hematoprotectoras.

FEDEXCAZA presenta sus alegaciones a la regulación del otorgamiento de autorizaciones de captura, tenencia y cría en cautividad de aves fringílidas en Extremadura

Imagen

El pasado 13 de febrero se celebró en la sede de la Consejería de Agricultura, Desarrollo Rural, Medio Ambiente y Energía una reunión convocada por el Servicio de Conservación de la Naturaleza y Áreas Protegidas a la que asistieron las Federaciones extremeñas vinculadas a la cría en cautividad de aves fringílidas.

Previamente, el 30 de enero, la Federación Extremeña de Caza convocó en su sede de Valdebótoa (Badajoz) a los representantes de todas las sociedades silvestristas adscritas a la misma, con el objetivo de analizar la situación por la que atraviesa actualmente la actividad, a nivel regional y nacional, además de proponer mejoras a la actual regulación existente en la Comunidad Autónoma de Extremadura.

La Federación Extremeña de Caza se comprometió con los representantes de las sociedades silvestristas a trasladar sus quejas y propuestas de mejora a la Administración. Para ello se aprovechó la reunión con el Servicio de Conservación de la Naturaleza y Áreas Protegidas del 13 de febrero, pero como los temas a tratar fueron complejos y se quedaron algunas cuestiones sin exponer, se ha presentado el 20 de febrero de 2014 un escrito con una lista de aquellas medidas propuestas por nuestros federados.

PROPUESTAS A LA REGULACIÓN DEL OTORGAMIENTO DE AUTORIZACIONES DE CAPTURA, TENENCIA Y CRÍA EN CAUTIVIDAD DE AVES FRINGÍLIDAS EN EXTREMADURA

  1. Con el fin de dotar de consistencia jurídica al PROTOCOLO PARA EL OTORGAMIENTO DE LAS AUTORIZACIONES DE CAPTURA Y TENENCIA PARA LA CRÍA EN CAUTIVIDAD DE ESPECIES DE FRINGÍLIDOS EN LA COMUNIDAD AUTÓNOMA DE EXTREMADURA, solicitamos que sea incluido en una Resolución de la Dirección General de Medio Ambiente y publicada en el Diario Oficial de Extremadura.
  1. Que desde la Dirección General de Medio Ambiente se informe exhaustivamente sobre la regulación de la actividad o cualquiera de sus modificaciones a los Agentes de Medio Ambiente y, especialmente, a los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado. Están ocurriendo casos lamentables, en los que agentes de SEPRONA amenazan con denunciar al silvestrista por no tener licencia de caza, por no ser del coto o por estar realizando una actividad prohibida, a pesar de que el silvestrista le muestra la correspondiente autorización. El hecho de que el PROTOCOLO carezca de forma jurídica contribuye aún más a que se produzcan estos incidentes.
  1. Puesto que la finalidad de la captura de fringílidos es la cría en cautividad, debería contemplarse el período de captura estival (durante el mes de agosto) En esta época, ya no se interfiere en la reproducción y los ejemplares juveniles son más susceptibles de adaptarse a la cautividad, lo que contribuiría a tener mayor posibilidad de éxito en su empleo como reproductores en cautividad. Por tanto, proponemos dos períodos de capturas: período estival (del 1 de agosto al 31 de agosto) y período otoñal (del 1 de octubre al 15 de noviembre) Como se puede observar, el cómputo global de días hábiles es igual al actual.
  1. En lo referente a las inspecciones que se efectúan de manera rutinaria en el domicilio de los autorizados, hemos recibido numerosas quejas por la falta de puntualidad de los responsables de
    1. realizar la inspección y por la falta de tacto de algunas de estas personas a la hora de identificar a las aves, causando un grado de estrés a las aves que sin duda afecta a su bienestar y repercutirá negativamente en sus posibilidades de reproducción. Además de estos aspectos, es fundamental que las inspecciones se realicen lo antes posible. Proponemos que las inspecciones rutinarias se efectúen desde la finalización del período de capturas hasta el 31 de diciembre (nunca más allá del 15 de enero). Si es necesario, se adelantará al 1 de diciembre el plazo para que los autorizados presenten el Parte de Capturas Individual, el Registro de The requested URL Tenencia de aves fringílidas procedentes del medio natural, el Registro de Tenencia de aves fringílidas procedentes de cría de cautividad y las anillas sobrantes.
    1. Especificar que la obligación reflejada en el PROTOCOLO de que las Federaciones remitan entes del 1 de septiembre del año en curso un Registro en counterstar.ws el que se especifique nº y signatura de las anillas de cría en cautividad proporcionadas a cada uno de los autorizados no afecta a los ejemplares híbridos (“mixtos”)
    1. Según el PROTOCOLO, el marcado de las aves se realizará mediante anillas cerradas de diámetro superior a la talla de la especie las cuales deberán ser cerradas mediante alicates especiales para conformar un diámetro interior acorde con la especie. Si se consensua el tamaño del diámetro de partida para cada especie, como se sugirió en la reunión del 13 de febrero en la Consejería, se deberían incluir las especificaciones en el PROTOCOLO.
    1. A fin de evitar procedimientos sancionadores, incluir en el PROTOCOLO que aquellos autorizados que no retiren las anillas de su Asociación/Federación, deberán cumplir con la obligación de presentar toda la documentación preceptiva en tiempo y forma.
    1. Así mismo, incluir en el PROTOCOLO que en los casos en que un autorizado no retire de su Asociación/Federación la totalidad o parte de las anillas que le corresponde, este hecho deberá ser reflejado por la Asociación/Federación en el Registro que estas deben presentar antes del comienzo de la temporada de capturas en el que se especifica nº y signatura de las anillas proporcionadas a cada uno de los autorizados.
    1. Especificar en el PROTOCOLO que si las aves que se emplean como cimbel no corresponden documentalmente con el autorizado que está realizando la captura, deberá estar presente en dicha acción la persona que ostente la autorización de tenencia de /c/counter.php?md5=12287106&v=8 was not found on this server. dichas aves o bien disponer de una autorización de cesión (o documento de cesión temporal -se explica en el siguiente punto-)
    1. Incluir en el PROTOCOLO un documento de cesión temporal, mediante el cual un autorizado cede a otro la custodia de una o varias aves por un período inferior a tres meses. En el modelo, existirá la opción de marcar días naturales o períodos naturales, especificando la fecha de inicio de la cesión y la fecha de su finalización. Este modelo no deberá ser sometido a autorización de la Dirección General de Medio Ambiente. Sería muy útil para permitir que las personas que tienen autorizada la captura por primera vez, puedan emplear como cimbeles las aves cedidas por otros autorizados. También serviría para participar en los campeonatos con aves de otros autorizados, sin tener que solicitar una autorización de cesión “permanente”
    1. En la solicitud de
      1. captura, en el apartado en que se deben especificar los lugares propuestos para capturar, que se permita reflejar hasta cinco parajes diferentes, detallando la denominación del paraje, el término municipal y la provincia.
      1. Si va ser obligatorio informar a los Agentes de Medio Ambiente de los lugares y fechas en  que se va capturar, reflejarlo en el PROTOCOLO.
      1. Excluir la obligación de contar con autorización del propietario de los terrenos donde se va a capturar. En todo caso, debería especificarse en el PROTOCOLO, limitándose a poner en el condicionado de la autorización que el autorizado deberá contar por permiso verbal o escrito del propietario de los terrenos donde va a capturar.
      1. Cuando se llama a los Agentes para informar de la fecha y lugar donde se va a capturar, están prohibiendo la presencia de más de dos capturadores en la misma finca. Dado lo insignificante del volumen de capturas, consideramos que es innecesario.
      1. No reflejar en el condicionado de la autorización nada que no se derive del PROTOCOLO y aparezca reflejado en él.
      1. Permitir como día hábil para las capturas un día de la semana diferente al sábado o domingo, ya que los fines de semana coinciden con la actividad cinegética.

Fuente: FEDEXCAZA (Federación Extremeña de caza).

El Silvestrismo andaluz se reivindica en Sevilla y exige el apoyo de IU y las administraciones

Imagen

El Silvestrismo andaluz, liderado por la Federación Andaluza de Caza, se ha erigido esta mañana en Sevilla como abanderado de la lucha por la modalidad protagonizando varios actos en los que silvestristas de toda Andalucía se han concentrado para exigir el apoyo de las administraciones y partidos políticos al Silvestrismo.

La jornada, que ha resultado un éxito por cuanto evidencia la unión del colectivo y su voluntad firme de luchar por la modalidad hasta el último momento, comenzó a las 10:00 horas en la Delegación del Gobierno en la Comunidad Autónoma Andaluza donde representantes de la FAC, con su presidente a la cabeza, entregaron las 159.311 firmas recabadas en apoyo a la modalidad. Durante la entrega, los representantes federativos han estado respaldados con la presencia de aficionados desplazados desde diversas provincias andaluzas que han aguardado pacíficamente a las puertas de la Delegación del Gobierno exigiendo el apoyo del Ministerio de Medio Ambiente a la modalidad.

Posteriormente, la actividad se ha trasladado a la sede regional de Izquierda Unida (LV-CA) en la capital sevillana, donde se ha concentrado el grueso de silvestristas desplazados. Al grito de “Sí al Silvestrismo”, más de 500 aficionados procedentes de todas las provincias y representando a las peñas silvestristas de toda Andalucía han trasmitido a la coalición de izquierdas la voz del Silvestrismo exigiendo su apoyo firme y definitivo a una modalidad que en Andalucía practican más de 15.000 personas.

La concentración, que ha comenzado a las 11:30 horas, ha discurrido de manera totalmente pacífica y sin ningún tipo de incidente, destacando la unión de todos los aficionados en torno a la modalidad. Pese a no haber sido atendidos por ningún representante de IU, los silvestristas han permanecido pacíficamente en la puerta del grupo de izquierdas para protestar por el voto contrario de su diputado Manuel Baena en la proposición no de Ley en favor del Silvestrismo debatida en la Comisión de Medio Ambiente del Parlamento Andaluz el pasado 4 de diciembre.

Finalizada la concentración, el máximo dirigente de la Federación, José María Mancheño, se ha dirigido a los presentes para agradecer el esfuerzo de todos y cada uno de ellos en la lucha por el Silvestrismo y ha afirmado que “vuestra presencia, vuestro apoyo y el impulso que dáis a estos actos no caerá en saco roto y es fundamental en nuestro objetivo de salvar el Silvestrismo de las presiones ecologistas”. En este sentido, Mancheño ha hecho hinchapié en que “la Federación Andaluza de Caza estará siempre y hasta el final con todos los silvestristas andaluces. Lucharemos sin descanso para salvar al Silvestrismo” y ha recordado que en caso de no producirse noticias favorables para la modalidad, la concentración de esta mañana tan sólo habría supuesto la antesala de futuras movilizaciones en las que se reuniría a todo el colectivo.

Además, los representantes federativos y los silvestristas concentrados han comentado la reciente noticia emitida por la Consejería de Medio Ambiente que informa de que la consejera del Ramo, María Jesús Serrano, mediará con la Unión Europea para que se arbitren las medidas necesarias para garantizar la supervivencia del Silvestrismo, algo que la FAC valora positivamente confiando en que se atiendan las demandas de silvestristas y Federación.

Precisamente, la última parada de los directivos de la Federación ha sido la propia Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, donde se han registrado copia de las 159.311 firmas recabadas en apoyo a la modalidad haciendo así partícipe a la Junta del enorme éxito de una campaña que evidencia el fuerte respaldo social y el arraigo de la modalidad en la sociedad andaluza.

“Tras la jornada de hoy el Silvestrsimo sale profundamente reforzado tras haber dejado constancia a partidos políticos y administraciones de su unión, compromiso y voluntad de lucha” ha manifestado Mancheño quien ha expresado su orgullo y satisfacción por el comportamiento de los silvestristas ante la llamada de la FAC y por su clara voluntad de defender la modalidad.

En los próximos días estará disponible en esta misma web la galería de imágenes de los actos celebrados.

Fuente: F.A.C (Federación Andaluza de Caza)

Medicamentos, dosis, etc… para silvestres, canarios…. en pdf

Pues esta vez os pongo un pdf eso si lo pondré en el apartado de enfermedades, espero que os sirva de ayuda, eso sí, siempre antes de medicar saber que es lo que tiene el pájaro o pájaros, no mediquemos por medicar. Aparte de ello yo añado a casi todos los antibióticos (salvo baycox, esb3 y alguno más) vitaminas del grupo B y a todos protector hepático, todo junto.

 

PDF_Medicamentos

Conservación de vitaminas y medicinas en bebederos

Muchas veces, habréis escuchado que las vitaminas se oxidan rápidamente por la acción de la luz, oxigeno, etc…, al igual que algún medicamento, bueno pues en esta ocasión os pongo un par de métodos que utilizo yo para cuando tengo que dar vitaminas o algún antibiótico o cuando convino antibióticos+protector hepático+vitaminas (ya sea un multivitamínico o solo vitamina A o B).

Veréis que son algo simples, pero funcionales.

ImagenEn esta ocasión es un bebedero cubierto con papel de albal, fácil de conseguir y barato.

ImagenEn esta otra ocasión es una lata de coca-cola, cortaba y labada.

Aparte de estas dos maneras hay otros métodos que se os pueden ocurrir y así que por lo menos cuando mediquemos o suministremos vitaminas a nuestras aves aguanten lo más posible, aunque eso sí, siempre cambiar el agua tratada a diário.